Iniciar una carrera musical no es una decisión que se tome a la ligera, requiere de mucho esfuerzo, dedicación y muchas horas invertidas en crear algo único y excepcional que el mundo debe escuchar, disfrutar y, sin duda, pagar. Es por ello que en este artículo voy a explicar un proceso muy específico para Influencers del ámbito musical que, si bien no ha cambiado en los últimos años, es muy importante tener las cosas claras a la hora de lanzar tu música al mercado.

Con la llegada de internet a todos los hogares y el acceso mundial a dispositivos inteligentes (finales del siglo XX), la forma de hacer dinero para cualquier músico ha cambiado radicalmente abriendo una cantidad enorme de oportunidades y canales de venta ya que se pasó en unos pocos años del famoso CD (que incurría miles de euros en producción) a la distribución de música en las plataformas digitales como Spotify, Itunes, Deezer y muchas más.

¿Cómo funcionan las plataformas digitales de distribución de música?

Hoy día, cuando un artista musical quiere dar a conocer su creación tiene infinidad de opciones. Es importante que a la hora de dar a conocer su creación sepa posicionarse bien. En un primer impulso es fácil pensar «Cuanta más difusión, mejor» y lo cierto es que esta afirmación es correcta sólo si conocemos bien a nuestro público, luego antes que nada lo mejor será crear un pequeño perfil en redes sociales como Instagram, YouTube e, incluso, SoundCloud para los más valientes y así comprobar qué aceptación tiene dicha obra entre el público del género musical que hayamos elegido (como en todo inicio, será difícil conseguir una base sólida de fans y seguidores, por eso es recomendable invertir algo de dinero en realizar pequeñas campañas de difusión en redes sociales contiguas y afines a nuestro público y estar muy atentos a sus críticas).

Una vez nuestra propuesta musical haya sido validada por una base estable de fans (unos 15K-20K seguidores), estaremos listos para venderla a través de plataformas digitales y asegurarnos un retorno. Las plataformas digitales de distribución musical más populares son Spotify, Deezer, Itunes y Google Music entre otras. Dichas acumulan un gran número de oyentes y emplean un sistema de monetización publicitaria que se contabiliza por CPM, es decir, que integran publicidad en el cambio de canción y mediante banners a nuestra audiencia y a cambio nos pagan una cantidad previamente acordada por cada 1000 reproducciones de la publicidad (ojo, no necesariamente se paga cada reproducción de nuestra canción, ya que no todas las transiciones ni reproducciones tienen publicidad, como pasa en YouTube).

Suponiendo que el sueño de todo músico actual es tener presencia en todas estas plataformas y crecer, elaboramos este artículo, no sin antes decir que desde Aperture Innovations ponemos a disposición de cualquier artista musical nuestro servicio de manager para Influencers con el fin de ayudarle y asesorarle en todo este proceso, que en muchas ocasiones puede resultar tedioso. Con la contratación de este servicio, aseguramos que este proceso se realizará con la ayuda de un profesional cualificado que estará contigo en todo momento y se asegurará de que obtengas los mejores resultados sin baches por el camino.

Cómo subir tu música a las plataformas digitales y cobrar por ello

Éste es tal vez uno de los procesos que todo músico o productor debe incorporar en su rutina, ya que abarca legalidad, acuerdos con terceros y, sobre todo, requiere mucha atención y tranquilidad a la hora de llevarlo a cabo. Dicho esto, para tener presencia en todas las plataformas digitales de distribución musical deberemos:

1- Preparar un álbum

Dicho álbum musical contiene normalmente entre 1 y 25 canciones (las que suele contener un CD de audio), aunque los hay hasta de 40 pistas. Nosotros recomendamos adaptarse al estándar de 20 canciones (se dice pronto producirlas), de forma que tendremos suficiente variedad para saciar a nuestros oyente y así seguir creando más álbumes. Cada álbum debe tener una temática propia de la que hablen o estén relacionadas así como un estilo particular. Los temas que protagonicen los álbumes ya son decisión de cada autor, pero sí será de obligado cumplimiento mantener la coherencia entre la temática del álbum, su estilo propio y las canciones que dicho contenga.

Una vez preparado y estructurado el Álbum, prepararemos una miniatura que definirá el estilo del mismo. Dicha miniatura podrá realizarse con cualquier software de edición gráfica como Photoshop o, incluso, herramientas web de diseño como Canva. La imagen creada deberá tener una forma cuadrada y una resolución mínima de 300X300 píxeles y máxima de 5000X5000 píxeles.

De la misma manera, insertaremos los metadatos del álbum con cada pista (esto último se nos consulta casi siempre a la hora de exportar una canción en programas de edición de sonido como Audacity). Los metadatos son información que un archivo multimedia lleva incorporados dentro de sí, de forma que cualquier persona o programa puede identificar al creador del archivo. Los metadatos que cualquier canción debe llevar integrados son:

  • Título de la canción.
  • Artista o artistas principales que han compuesto y creado la canción.
  • Título del álbum al que pertenece la canción.
  • Género musical de la canción.
  • Número de pista (según el orden de las canciones dentro del álbum)
  • Año o fecha de publicación de la canción.
  • Miniatura o imagen del álbum

Prepara una campaña de difusión previa en redes sociales de forma que generes expectación entre tus fans y seguidores. Jamás publiques un álbum por sorpresa sin antes haber filtrado al menos una pista de ello, de lo contrario podrías perder muchísima audiencia.

2- Firma un acuerdo con un agregador de contenido

Un agregador de contenido o Content Aggregator es una empresa que hace de intermediaria entre el artista musical y las plataformas digitales. Antaño esta figura no era necesaria, el músico en cuestión contactaba con las plataformas digitales y directamente firmaba un contrato de distribución con cada una. Ante la aparición masiva tanto de compositores musicales como de plataformas digitales apareció la figura del agregador de contenido.

Existen cientos e incluso miles de agregadores de contenido por todo el mundo, incluso algunas discográficas tienen el suyo propio (aunque es menos probable para un músico emergente, un acuerdo directo con una discográfica nos agiliza mucho más este proceso aunque implica ceder exclusividad a la misma, por lo que nuestra obra podría encontrar ciertas barreras a la hora de tener presencia en todas las plataformas y/o países). Desde Aperture Innovations recomendamos trabajar con un solo agregador de contenido que nos facilite la máxima amplitud y las mínimas comisiones de servicio. No obstante, hay compositores que trabajan hasta con 3 agregadores (siempre que los acuerdos que firman lo permitan).

Antes de firmar nada siempre recomendamos leer absolutamente todo el contrato para asegurarnos de:

  • No pagar comisiones/penalizaciones excesivas u ocultas.
  • No perder ni ceder los royalities o derechos sobre la obra.
  • No comprometernos a ceder exclusividad (trabajar solo con las herramientas que el agregador nos proporcione, es decir, no poder subir música a ninguna otra plataforma que no sean las que elos autoricen)
  • Tener protección ContentID en YouTube (una capa de protección adicional que impedirá que alguien suba nuestra música y se lucre por ello).
  • No ceder porcentajes de derechos o comisiones de ningún tipo.
  • No firmar ningún compromiso de actividad o permanencia (hay algunos agregadores que incluyen cláusulas que obligan al músico a subir contenido cada X tiempo para no perder los derechos sobre sus obras ya subidas o incluso el acceso a su cuenta).
  • Consultar bien con tu manager de Aperture Innovations o directamente con el agregador de contenido (el cual podría tadar semanas en dar una respuesta clara o incluso no contestar) cualquier punto de dudosa claridad o que no nos pareciera del todo correcto/ético.

Antes de enumerar una pequeña lista de agregadores de contenido populares, me gustaría recordar que en esta vida nada es gratis y que los agregadores son empresas como cualquier otra que necesitan subsistir, por lo deberemos ser cautos a la hora de tomar una decisión que nos condicione a futuro, pues lo que no se cobra en un sitio de cobra de otro y lo que no se paga en dinero se paga en derechos. Dicho esto, proceso a enumerar una lista de agregadores de contenido populares y de demostrada eficacia. Hay muchos más en el mercado y desde Aperture Innovations os animamos a investigar y consultarnos siempre que lo creáis oportuno, estaremos aquí para ayudar. Los agregadores de contenido más populares son:

FreshTunes

Este agregador de contenido es, tal vez, uno de los más conocidos y de los que más se habla, pues promete en su página web subir y comercializar nuestros álbumes musicales a todas las plataformas digitales en tan solo 24 horas otorgándonos el 100% de los derechos de autor y el 100% de los beneficios obtenidos. A simple vista parece la mejor opción, y efectivamente lo es para aquellos que deseen tener su música presente en todas las plataformas lo más rápido posible. Desde Aperture Innovations aseguramos que funciona con total eficacia. Ahora bien, como hemos dicho antes, lo que no se sobra por un sitio se cobra por otro; Freshtunes es uno de los agregadores que más condiciones y exigencias esconde en su letra pequeña, por lo que recomendamos aún con más efusividad leer sus términos y condiciones antes de firmar cualquier acuerdo. Dichas condiciones son, por ejemplo, ceder derechos de venta y distribución, compromiso de actividad, no tiene protección ContentID en YouTube y, además, un mínimo de pago de 25$ (esto último es bastante habitual en muchos agregadores). En definitiva, Freshtunes es un buen agregador si lo que nos interesa es tener presencia inmediata en todas las plataformas, ganar dinero rápido y no pagar absolutamente nada por el servicio, ahora bien, debemos asumir las condiciones. Este agregador incluye de manera «gratuita» la publicación en todas las plataformas digitales y en Shazam.

Distrokid

Distrokid es uno de los agregadores más famosos y el primero más recomendado oficialmente por Spotify, ya que son colaboradores directos. Este agregador de contenido americano es, posiblemente, nuestra mejor opción en todos los aspectos. Si bien la plataforma está en inglés (lo que podría ser un impedimento para algunos compositores), desde Aperture Innovations nos manejamos estupendamente con este agregador y podemos decir que tiene unos términos y condiciones muy justos: precio anual del servicio 19,99$, unos 17,80€ al cambio actual. El pago más que justificado de esta tasa pondrá a nuestra disposición la posibilidad de subir álbumes ilimitados a las principales plataformas digitales, conservar el 100% de nuestros royalities y tener protección ContentID en YouTube como servicio adicional, al igual que la publiciación en Shazam. No nos cuesta en absoluto decir que este agregador cumple con su palabra, por lo que no encontraremos sorpresas desagradables por el camino al trabajar con ellos.

EmuBands

Este conocido agregador de contenido nos permitirá conservar el 100% de los royalities y nos otorgará presencia en todas las plataformas digitales con unos precios justos: 32,50 € por canción o 44,95€ por EP (álbum de 4-5 canciones) o 64,95€ por álbum (6-20 canciones). El pago se realizará una sola vez en la vida y nos dará las herramientas y el soporte de las mismas de por vida. Es otro de los agregadores oficialmente recomendados por Spotify. De nuevo, EmuBands es una inversión segura que no nos dará problemas. Lo que se pide se paga.

OneRpm

Se podría decir que esta empresa es una de las más pioneras en el sector, ya que sus servicios de agregador de contenido se extienden también a vídeo y música, por lo que tiene una oferta de servicios de lo más completo: presencia en todas las plataformas digitales, un panel de control de audiencia y contabilidad, servicios de asesoramiento y marketing… y un largo etcétera. Ahora bien, tanto servicio se paga con un 30% de tus ganancias, algo que consideramos justos teniendo en cuenta la gran cantidad de servicios que ofrecen. Como siempre, recomendamos leer los términos y condiciones antes de firmar, pues OneRpm es un agregador para los músicos que quieren ir más allá (ya que ofrece servicios para distribución de videoclips musicales con total cobertura y asesoramiento jurídico) pero se reservan el derecho a gestionar ciertos royalities. OneRpm, además, mantiene un acuerdo con la discográfica VEVO, por lo que llegado el momento y con una base grande de fans (>1M), podría crearnos sin problema un canal en dicha plataforma de YouTube, tal y como lo tienen los artistas más famososo. One Rpm es, sin duda, la oferta más completa que nos durará para toda nuestra carrera musical.

RouteNote

RouteNote es una MCN que, además de servicios de monetización de vídeo, también es agregador de contenido. A cambio del servicio cobra un 15% de todas las ganancias obtenidas por el autor. Aporta protección ContentID en YouTube con opción a lista blanca, de forma que nosotros mismos podamos elegir quién sube nuestras canciones y quién no. Además, permite monetizar nuestras canciones de SoundCloud, lo que hace a este agregador la mejor alternativa para quien no quiera pagar una entrada al servicio pero sí obtener ingresos por las plataformas digitales además de por YouTube y SoundCloud.

Indiefy

He querido incluir a este pequeño agregador de contenido como conclusión de mi artículo porque me ha parecido el óptimo para un principio humilde. Aporta el servicio básico para tener presencia en plataformas digitales sin pedir ningún derecho a cambio, tan solo el 15% de comisión, lo cual desde luego no se traduce en pérdidas para alguien que esté empezando. Puesto que no exige permanencia, si más adelante tu carrera musical crece, podrás pensar en uno más completo, pero sin duda alguna, este es el mejor para empezar.

Existen muchos otros agregadores de contenido en el mercado, por lo que os animo a seguir buscando e investigando más opciones siempre leyendo con mucha cautela y paciencia todos los acuerdos, contratos, términos o condiciones antes de firmar. Recuerda que en Aperture Innovations siempre estaremos aquí para ayudarte e incluso, si lo necesitaras, hacer este proceso por ti y/o contigo.

3- Gestiona tu comunidad y hazla crecer

No me prolongaré más este artículo, solo haré un par de apuntes: una vez tengas presencia en todas las plataformas digitales sigue invirtiendo en darte a conocer, a fin de cuentas el éxito no está solo en estar, sino en destacar: contrata promociones, haz sorteos en redes sociales y escucha a tu audiencia.

La mayoría de agregadores ya gestionan tus perfiles de Spotify y plataformas digitales como parte del servicio, no obstante, si quisieras gestionarlos tú mismo/a, Spotify pone a disposición de los músicos Spotify for Artists , una plataforma que te otorgará el acceso a tu perfil de artista de Spotify a previa comprobación de identidad.

Conclusión

Como hemos visto a lo largo del artículo, tener presencia en plataformas digitales no es algo tan complejo como tal vez pensábamos, solo es cuestión de negociar con las personas/empresas apropiadas. Recuerda leer siempre antes de actuar y preguntar, hay decisiones que no tienen vuelta atrás. Desde Aperture Innovations estaremos siempre a tu disposición mediante nuestro servicio de mánager para Influencers para ayudarte en todo lo que necesites. ¡Buena suerte!