Quizás no debería, pero presupongo que todos los que estamos o hemos llegado hasta aquí es porque sabemos lo que es un CTA, y por consiguiente, la importancia del mismo. Aún así, lo voy a explicar para los que no lo sepan y, en general, para que todos afiancemos conocimientos, que nunca viene mal.

Un Call To Action o llamada a la acción es un botón o enlace con un reclamo en forma de texto con el objetivo de atraer clientes potenciales y convertirlos en clientes finales, ya sea rellenando un formulario de contacto, suscribiéndose a la newsletter o descargando un documento. Originariamente se encontraban en landing pages o páginas de aterrizaje pero ahora puedes encontrarlos en cualquier página en la que veas los botones mencionados anteriormente. El CTA es por tanto, el puente entre el usuario y un contenido asociado que es lo suficientemente relevante como para persuadirlo y complete la acción. Pero antes de nada debo confesar una cosa:

El CTA perfecto no existe

Siento decepcionaros, pero para hacer un buen CTA no solo necesitas creatividad e imaginación, también experiencia, sentido de la oportunidad y conocer muy bien a tus usuarios. Es prácticamente imposible que todos los usuarios se fijen y hagan click pero con este artículo trataré de enseñaros a aumentar las posibilidades. Para ello tenemos que tener en cuenta varias cosas:

  • Tenemos que conocer bien a nuestros usuarios. Cuanto más les conozcas, mejor segmentarás, serán más efectivos y recibirás mejores conversiones
  • Diseña un buen copy. Un CTA no sirve de nada si el contenido asociado a él no es de interés para el usuario. Sería inútil por tanto si no somos capaces de comunicar nuestro valor de forma clara. Tenemos que tratar de mantener el tono del mensaje acorde a las características de cada público objetivo. Por ejemplo, un tono uniforme no solo servirá para captar mejor su atención sino para mantener una coherencia entre todos los elementos de la comunicación. Para ello siempre tenemos que tener en cuenta lo siguiente: valor y claridad. El valor mostrará utilidad y en cuanto a la claridad, el texto debe ser conciso y legible. Un recurso muy efectivo es utilizar imágenes.
  • Utiliza cifras. Estas muestran al usuario lo que va a conseguir y demuestran credibilidad. También lo mantienen informado y hace que la conversión sea más fácil. Ejemplo: descuento, cifras del beneficio que va a obtener el usuario con el recurso…
  • Diseño acorde al estilo. Como veremos, el CTA tiene que destacar pero también tiene que mantener una coherencia y armonía visual con el resto de la página. No debemos caer en el error de recargarlo con colores y elementos y siempre hay que cuidar la identidad corporativa, los colores, la tipografía y el mismo tono de los copys que vayas a poner en la web. En cuanto a los colores, voy a decepcionaros otra vez, ya que no hay una combinación que sea la fórmula del éxito, pero sí os diré que el que mejor funciona es el que hace resaltar el botón pero mantiene la coherencia estética de la web. Mi opinión personal es que el texto se encuentre en blanco en función del fondo que hayáis decidido emplear.
  • Interactivo. Pero sin pasarse que he visto algunos que me ha costado encontrar porque no resaltaban al pasar el ratón por encima. Y es que solo pido eso, el usuario tiene que entender que hay un cambio y que puede hacer click.
  • El espacio en blanco. Aunque el CTA tiene que destacar con colores, también ha de hacerlo gracias a cierto espacio. En este caso menos es más, no lo recargues demasiado y déjalo respirar haciendo que se pueda identificar fácilmente.
  • La ubicación. Hay que tratar de colocarlos en una parte de la web que sea visible ¡y sin necesidad de hacer scroll! Para ello podemos optar por diferentes localizaciones como dejarlo fijo en la cabecera, colocarlo en la barra lateral (el usuario ya está acostumbrado a encontrarlos ahí, por lo que no es intrusivo), en un pop-up, al final del contenido (si el usuario hace click, es una buena noticia porque significa que ha llegado al final de tu contenido), en el email (recordemos que el email marketing puede llegar a alcanzar un retorno de la inversión, aka, ROI, del 4.300%) y en redes sociales.

Y ya por último os voy a dejar por aquí algunos principios que me parecen clave y que la verdad, sirven para resumir bastante bien todo lo que hemos hablado:

  • Ajusta el copy a tu audiencia. Recuerda mantener el tono de comunicación en todo momento.
  • El copy debe comunicar el valor de tu oferta con claridad
  • Utiliza cifras, aportarás credibilidad y mejorará la tasa de conversión.
  • Haz diseños que mantengan tanto la identidad corporativa como la armonía visual.
  • El botón ha de parecerse todo lo posible a un botón. Sino lo verás reflejado en la tasa de conversión.
  • Aprovecha los espacios en blanco.
  • Debe ser fácilmente visible y que no sea necesario hacer scroll.
  • Utiliza colores contraste.
  • Prueba diferentes ubicaciones para quedarte con la que mejor te convierta.
  • Planifica, mide los resultados, optimízalos, implementa y vuelve a empezar.